jueves, 13 de septiembre de 2018

Los 15 mejores EP's de mi vida.


En esta ocasión, mi podcast musical Talk to Him rinde un especial homenaje a un formato discográfico muy peculiar: El EP (Extended Play). En origen, este tipo de disco suponía un punto intermedio de duración entre el single (sencillo) y el LP (Long Play). Una vez que el vinilo dejó de tener la vigencia de antaño, el sentido recto del término se tergiversó y la duración puede ya variar de manera aleatoria, si bien sigue considerándose como un conjunto de canciones que publica un artista o banda con duración inferior a la de un álbum al uso.

Son muchos los artistas que cuidan este formato, incluyendo en no pocas ocasiones algunas de sus canciones más imprescindibles, peculiares o maravillosamente raras de sus respectivas carreras. Por ello, resultaba necesario un programa dedicado al EP, con toda esa magia breve y menos recordada o accesible que la de los lanzamientos discográficos en disco o single. Un punto medio que, curiosamente, dista más que ninguno de lo convencional o previsible.

El podcast supone una recopilación de los 15 EP's más significativos para mi vida, sin repetir artista y sin incluir tampoco los que están compuestos exclusivamente por versiones. Todos con un significado personal, emotivo, anclado en la memoria y, a la par, con la vigencia suficiente para dibujar mi futuro musical ventricular. Espero que disfrutéis tanto como yo la selección. Buen viaje.
 

Como añadido, en este artículo os recomiendo otros tres EP's fabulosos que han quedado fuera de la lista, para que completéis la colección sonora.

My Bloody Valentine. You made me realise (88). Antes de pasar a la historia por su celbérrimo Loveless (91), My Bloody Valentine ya trazaron una carrera referencial en el universo shoegaze. Este primer EP fue la piedra de toque para todo lo que vendría después. Y como joya el tema titular, de una distorsión desatada, capaz de entrelazarse con sus dulces melodías. Mención aparte para su interpretación en directo, alargada hasta los casi extenuantes veinte minutos de puro ruido manteniendo una nota. Marcianos insustituibles.



At The Drive-in - Vaya (99). El universo post-hardcore de At the Drive-in, trufado de intensidad y de violencia, encontraba en Vaya (99) una de sus referencias más celebradas. En especial con "198d", tema que lo cerraba con una combustión de emociones difícil de superar. Extraño, mutante e imprescindible.

.

The Tallest Man on Earth - Sometimes the blues is just a passing bird (10). El sueco Kristian Matsson, el nombre detrás de The Tallest man on Earth, cuenta con una prodigiosa capacidad para elaborar bellísimas piezas de folk, siempre henchidas de sentimiento. En este EP cuenta con uno de sus temas más bonitos y estremecedores, "The Dreamer", dotado de esa curiosa tristeza esperanzada que tan sólo unos pocos saben transmitir.


domingo, 19 de agosto de 2018

Summer Playlist (Edición 2018)


Una vez escribí algo que mantengo cada día de mi vida: "Ojalá pudiera explicarlo todo con canciones". Y es que, pese a tener un obstinado empeño en plasmar con letras aquello que me ocurre y me ronda la cabeza, considero que nada iguala al lenguaje musical a la hora de descifrar un determinado estado emocional. Es justo en ese momento, al sonar la música y callar el mundo, cuando sobran las palabras y, a la vez, todo alcanza una clarividencia limpia y deslumbrante.

Fruto de esta reflexión, una vez al año, aprovechando la temporada de verano ingrávida, extraña y que supone una aproximación a la realidad distorsionada por los términos de "vacaciones", "sol", "playa" y "diversión", en mi podcast Talk to Him elaboro una playlist de temas que, lejos de ser un recopilatorio al uso de canciones veraniegas, supone un viaje concatenado a través de las experiencias vitales que me rondan, no exentas del peso -mucho mayor que el de los cubos de arena y las chanclas- de los recuerdos, los deseos, la melancolía, la nostalgia y el hambre, pese a todo infatigable, de futuro.

Ya sea lineal o circular, de ida con o sin vuelta, el trayecto conlleva una jornada por diversos estilos musicales y sensaciones acordes al sonido con una única lógica: la de no engañar al corazón, aún cuando la cabeza se empeñe a veces en hacerlo. Que ustedes lo disfruten.



domingo, 22 de julio de 2018

Los mejores discos de Synthwave


Desde un tiempo a esta parte, la música asiste a un movimiento cada vez más en auge: el denominado synthwave o retrowave.

Inspirado en la cultura pop de los 80's, desde una perspectiva underground y tomando como referentes los videojuegos, las películas y las bandas sonoras de terror, ciencia-ficción y Serie B confeccionadas por sintetizadores, poco a poco va cobrando fuerza y vigencia en la oferta musical de hoy día alejada del circuito más convencional. A través de diversos medios, plataformas y sellos, el synthwave se impone como un género con una vigencia e inquietud incuestionables.

Desde una perspectiva nostálgica y evocadora, pero sin renunciar en modo alguno a la contemporaneidad y a ir diversificando su sonido con el añadido de pinceladas sonoras diversas, sus distintos artistas confeccionan un entramado de retrofuturismo donde podemos afirmar que su esencia se concretiza a través de recuerdos que vienen del futuro. Las diversas facetas en las que se vertebra su sonido, desde el Horror-synth al Pop-wave, pasando por el Vapor-wave  hacen de la oferta un todo diverso y excitante.

En esta ocasión, tras dos especiales previos elaborados en Talk to Him para introducirnos al género y conocerlo más allá de sus propias fronteras, tocaba detenerse en una serie de obras imprescindibles para cualquier amante de este fascinante universo. (Podéis encontrarlos en estos dos enlaces, aquí el especial inicial y aquí su continuación más concretizada).

Esto es un repaso por las que, a mi juicio, son las 15 obras magnas del synthwave. Durante dos horas paso a desgranar lo más florido de ellas. Espero lo disfrutéis tanto como lo he hecho yo embarcándome en este viaje más allá de las fronteras espacio-temporales.



Como bonus, paso a comentaros otros tres trabajos synthwave muy recomendables que han quedado fuera de la lista. Estas son las tres menciones de honor:

Miami Nights 1984. Early Summer (2010).

El proyecto de Mike Glober, co-fundador del sello Rosso Corsa Records cuenta con discos que fueron piedra angular del movimiento synthwave. Early Summer siempre será un referente en el devenir del género.


Gunship. Gunship (2015).

Gunship están llamados a convertirse en uno de los grandes nombres del movimiento retrowave, tienen sonido a banda, espectaculares vídeos (podéis ver la pixelada maravillosa de "Revel in your time aquí mismo) y un savoir faire imbatible. Su debut nos ha dejado con muchísimas ganas de una continuación que, si nada se tuerce, aparecerá en breve.


Occams Laser. Ascension (2017).

Potentísimo ejercicio de horror-synth intimidante, sexual y grueso. Dentro del sub-género, uno de los nombres a retener más allá del cuarteto de popes Perturbator, Carpenter Brut, gosT y Dan Terminus. Demasiado prolíficos e irregulares, pero cuando aciertan, lo hacen en lo más alto.